Mi soledad

 

«Non, je ne suis jamais seul,
avec ma solitude»
Georges Moustaki.

Antes estaba sola, pero no lo sabía.
Ahora he encontrado mi propia soledad,
la que me hace compañía,
me espera,
habla conmigo en son de libertad.

La que afirma y define mi persona y,
a veces, se hunde conmigo en el mar
de la tristeza y la melancolía.

Esta amiga eterna que presencia mi llanto
y, un momento después, me ve resurgir de mis cenizas.

Mi compañera fiel, mi necesario emblema,
la espectadora en la sombra,
la que de mi mano nunca se suelta.

Ella es la culpable de mi ser sensible.
En ella encontré mi alma de poeta,
humilde pero gran refugio
para aliviar mis penas, para coger carrera
y alcanzar otras metas más lejanas.

Soledad,
sin ti yo no soy yo,
sólo una máscara.

Soledad que a veces me ahogas en tu ciénaga
y otras en tu alfombra me levantas.
Que juegas conmigo esquiva al escondite
y a la vez eres sombra que de mí no se aparta.

Y cuando he comprendido
que solo estamos tú y yo en esta sórdida batalla,
He encontrado la fuerza que en mi interior se ocultaba
haciéndome creer que era débil,
jugándome malas pasadas.

Cuando al fin sé que estoy sola,
comienzo a obtener las respuestas que buscaba.

24 /8/2006.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.